Páginas

martes, 27 de diciembre de 2011

Rutas a caballo

Una de las mejores sensaciones y de las mejores formas de montar a caballo, según mi opinión es con ellos, por el campo.
Hoy en día, casi por cualquier sitio donde haya caballos se pueden alquilar un par de ellos y hacer una ruta por algún paraje desconocido, o por sitios que ya conocemos, para hacerlo de otra manera. 
Porque no hay duda de que a lomos de un caballo se tiene otra perspectiva del mundo. No sólo por la altura desde la que lo vemos, que ya es un detalle, sino por el hecho de que manejamos un animal tan poderoso y elegante que nos infunde respeto y nos comunica ese poder cuando lo montamos. 
Todo ese cúmulo de sensaciones se juntan cuando montamos con uno de estos animales-compañero. Y si, además, estamos respirando el aire puro y fresco (en esta época más todavía) y viendo sitios nuevos, la sensación es única.

Un compañero inigualable.

Pero resulta, que, aunque parezca lo más fácil y natural para un caballo, no vale cualquiera para este trabajo. O por lo menos, no si educarle para ello.
Por naturaleza, un caballo es un animal que se asusta de todo, por lo que tendremos que darle a conocer la zona por donde vayamos a hacer la ruta antes de nada. Tendremos que darle confianza en nosotros, que vea que cuando va con nosotros no le puede pasar nada. 

Normalmente, les asusta cruzar por el agua...

Pero además, está la condición física. Un caballo que el trabajo que hace habitualmente es en una pista, necesitará un tiempo para adaptarse a las condiciones especiales de terreno y dureza que requiere el campo. Igual que nosotros, si siempre estamos acostumbrados a ir a pasear una hora u hora y  media por aceras y lugares más o menos planos, el día que vamos a hacer una ruta de montaña, por corta que sea, nos cuesta al principio.

¡Estos caballos son buenos atletas!

También, e igual que nosotros preferimos ir en grupo, con nuestros amigos, ellos también. Se sienten más seguros y tranquilos, y disfrutaremos todos mucho más.
Pero si tenemos un caballo alegre y confiado, bien asentado y entrenado en estas lides, vamos a disfrutar el paseo por el campo, como un niño con zapatos nuevos, os lo aseguro!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada