Páginas

viernes, 10 de febrero de 2017

Profesora y alumna

Hace tiempo que sé que cada caballo nos enseña algo digno de guardarse, y ahora no es diferente.
Cubana es una yegua de unos 5 años, que me está ponieno a prueba. El reto es que su dueña pueda montarla con confianza tanto en pista como en campo y pueda disfrutarla.
El problema es que cuando le pides trabajo, como es muy joven y su dueña casi no la monta, no está acostumbrada y se bota, te intenta sacar de la silla, y, la verdad, a mí casi lo consigue la primera vez que le pedí un galope en la pista.

Cubana, a la derecha, yegua ruana. ¡Guapísima!

Pero, poco a poco, en sesiones cortas pero intensas, estoy logrando que no rechace el trabajo que le pido, que cada vez es mas, claro. De momento, creo que no le convienen sesiones muy largas de trabajo, pero estoy consiguiendo cosas importantes, como que me lleve una vuelta entera a galope, sin botarse ni protestar y que no haga gestos de incomodidad con la cabeza. Y...¡conseguí disfrutar con ella! eso sí es un logro...
Estoy aprendiendo mucho con ella, gracias también a los consejos de una compañera, experta en doma clásica (si, ya veis, yo, haciendo doma clásica... )
Por eso me gusta trabajar con caballos. Siempre un reto, un aprendizaje, y ¡¡muchas satisfacciones!!

¡Relinchos a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada